Entradas

La Dama de Shalott

Empezamos

Imagen
La Dama de Shalott.


Hace ya unos cuantos años, Francis LópezJose F. Arozena, nos pusimos, como un juego, a escribir una novela. Y la escribimos. Cruz. La noche en que la lunase escondió. Y la publicó una Editorial Canaria (Ediciones Alternativas).
Hicimos hasta una pequeña gira de presentaciones de la novela por las islas, llegando a llenar el Ateneo de La Laguna. Empezó como una travesura y acabó siendo una novela. Por el camino aprendimos algo sobre cómo escribir, sobre el mundo editorial e hicimos nuevos amigos. (Gracias, Miguel. Gracias, Mariano. Gracias, Jose. Y a tantos y tantos  más). Estuvo bien.
Poco tiempo después, empezamos la que iba a ser la segunda parte. Pero, por diversas causas y azares personales y familiares, el proceso de escribir se detuvo. No llegamos a terminar la nueva novela. En estos días de confinamiento nos dijimos: “¿Y si la hacemos pública on-line?” Dicho y hecho. En este blog que ahora comenzamos iremos publicando uno o dos capítulos cada pocos días. Son…

Capítulo 21

Imagen
Capítulo 21
XXI    Víctor releyó el correo que acababa de escribir a su amigo José, editor de la revista Cruz.              “Hola, José.            Te escribo desde el aeropuerto de La Palma. Acabo de llegar. Espero que me remitas en cuanto puedas los datos que te había pedido en cuanto a direcciones y contactos en la isla para el asunto del que hablamos. Me acompaña mi doctoranda. No podía dejarla sola. Ya sabes. Supongo que habrás hablado con Ulises y le habrás llevado a la biblioteca, como acordamos. Es demasiado inteligente. Ten cuidado. Lourdes está confusa. Y tiene miedo. Creo que es conveniente que esté en guardia. Supongo que ya estará consultando quién es Muriel. No obstante, no le he contado toda la verdad. Por favor, no tardes en contestarme, pues solo tengo permiso de la universidad estos días de Semana Santa.               Víctor Fuentes” -¿Le gustan las procesiones, Víctor? Si es así, se lo pasará muy bien. Según cuenta este periódico, el Diario de Avisos, todos los días …

Capítulo 20

Imagen
Capítulo 20
XX Estaba acostada boca abajo, las manos bajo su mentón y los codos apoyados en la hierba húmeda y de un verde muy nítido. Vestía una camiseta blanca de manga corta, un pequeño chaleco negro y una falda larga y holgada de un hermoso azul grisáceo.Había ladeado la cabeza y tenía una sonrisa pícara que le daba un brillo vívido a sus ojos claros. El sol de mediodía, no muy intenso, iluminaba su piel adolescente y se posaba con suavidad placentera en su espalda. Las rodillas dobladas y sus pies cruzados le proporcionaban una pose ingenua y tímidamente erótica sin pretenderlo. La brisa fresca y primaveral esparcía tenuemente su cabello negro y no muy largo, recogido a modo de diadema con una sencilla cinta blanca.A pocos metros de ella, un hombre ya entrado en años y de complexión robusta, alternaba su mirada entre la chica y el lienzo, que sujetaba un sencillo caballete de madera oscura. Parecía complacido con su obra. Daba unos últimos retoques con uno de sus pinceles más fino…

Capítulo 19

Imagen
Capítulo 19
XIX     En la mesa de la habitación del hotel en la que se alojaba Ulises, junto a la ventana que se asomaba sobre la playa de la bahía de Santa Cruz de La Palma, Ulises apoyó su móvil mientras se conectaba a una videoconferencia a través de una aplicación. Siempre las conexiones las hacía con los datos de su operadora. Nunca utilizaba las WIFIS de los hoteles o públicas. Usaba su número privado, su móvil tenía doble SIM. Después de unos breves instantes y los típicos ruiditos de conexión, apareció la cara de su amigo José Cruz.-Hola, Cruz. ¿Qué has descubierto? Porque habrás descubierto algo, ¿no? Aquí es una hora menos y son las seis y media de la mañana. Y dormía. –dijo Ulises mientras se espabilaba.-Sí y no –dijo Cruz en la pantalla del móvil con su típica mueca y expresión dubitativa. Nunca parecía estar seguro de nada–. Santos cree haber encontrado algo. Entonces, giró el móvil para encuadrar a su colaborador. Al hacerlo, Cruz mostró la habitación en la que estaban se…

Capítulo 18

Imagen
Capítulo 18
XVIII  -Ponte cómoda mientras me cambio. Enseguida vuelvo.Lourdes se paseó por la estancia con moqueta de tonos rojos y azules formando figuras geométricas entrelazadas. Estaba amueblada de forma sobria, pero con ese encanto antiguo de las casonas con olor aviejo. Casi todas las paredes estaban cubiertas por estanterías de madera noblellenas de libros. Pero se percibía, a primera vista, que Víctor no era de esas personas que se dedicara a coleccionar libros de relleno, para cautivar la vista, puramente decorativos. Le bastó con aproximarse para comprobar cómo muchos de los volúmenes estaban mal colocados o en cierto desorden. En una de las baldas de la parte inferior había varios de una misma colección. Se puso en cuclillas y comprobó que se trataba, después de mirar algunos de sus títulos, de literatura gótica: El castillo de Otranto, Los misterios de Udolfo, El monje… Eligió uno que le llamó la atención, Los elixires del Diablo, lo tomó en sus manos y lo hojeó. No present…

Capítulo 17

Imagen
Capítulo 17
 XVII  Alrededor de las siete de la tarde llegaron a la isla de La Palma después de haber hecho escala en el aeropuerto de Los Rodeos de Tenerife. No había forma de volar directamente a Ítaca, que era como Penny llamaba a la isla natal del inspector desde que se conocieron en un curso de historia del arte en la universidad de Oxford, cuando ambos estudiaban el doctorado. Cada vez era más complicado llegar, como les contaron en la hora que tuvieron  que pasar hasta la salida del vuelo de la compañía local. La crisis, según afirmaba el camarero con el que entablaron conversación en el bar del aeropuerto, había ocasionado que el número de turistas descendiera y a las compañías aéreas no les resultaba rentable programar vuelos a la pequeña isla de La Palma.Juan se pasó el viaje dormido. A Ulises, a pesar de los años que hacía que se conocían, le seguía maravillando la capacidad que tenía su compañero de dormir en cualquier situación: en las largas noches de vigilia dentro de un…

Capítulo 16

Imagen
Capítulo 16
XVI   -Entonces, ¿tu misteriosa amiga era modelo? Algunos estudiantes habían entrado en la cafetería y poco a poco se fue formando un bullicio que incomodó a Lourdes. Aquella era la hora en la que, próximas ya las fechas vacacionales, se solían reunir grupos de universitarios a tomar cerveza y a departir con sus compañeros sobre temas ajenos a los estudios. -Mejor pagamos y damos un paseo. ¿Le parece? Víctor asintió y se dispuso a ira la barra para pagar la consumición. Lourdes permaneció sentada con sus manos apoyadas en la mesa y presionando con los dedos ambas sienes, cerrando los ojos, intentando centrarse en su historia. Al abrirlos, vio cómo el profesor se había levantado y se había puesto aquel abrigo largo y gris. Le daba cierto aire bohemio y encajaba con su pelo negro y ondulado, donde ya se vislumbraban algunas canas prematuras. Sabía que algunas alumnas hacían comentarios indiscretos sobre él en los pasillos del college, pero lo cierto es que nunca se había fijado…

Capítulo 15

Imagen
Capítulo 15



XV La imponente fachada de la Biblioteca Nacional que da al madrileño paseo de Recoletos, coronada por una bandera española, grande, pero ni de lejos tan inmensa como la que ondeaba en la cercana plaza de Colón, estaba repleta de turistas que subían las escalinatas flanqueadas por dos estatuas; pasaban a través de la puerta y el guardia de seguridad les indicaba que la parte visitable de la biblioteca la podían encontrar bajando a la derecha.  - Las cinco de la tarde.No sabía de tu afición a los toros, Cruz –dijo Ulises al tenderle la mano a su viejo amigo al pie de las escaleras, al tiempo que le guiñaba su ojo izquierdo. - Y no lo soy –dijo José Cruz, mientras subía los escalones de la Biblioteca Nacional en aquella tarde gris y fría del final del invierno en Madrid. Ulises y Cruz, al entrar, saludaron al personal de seguridad y administración que trabajaba en el vestíbulo y, sin mediar más trámites, atravesaron el control de seguridad y se dirigieron a una de las salas…